lunes, 26 de mayo de 2008

RETRATO

SONETO

Caminas con innata realeza,
con tu pequeño pie pisando el suelo,
la boca de coral y negro el pelo,
erguido el busto, altiva la cabeza.

Vas dejando una estela de belleza,
que para un gran amor será consuelo,
tu mirada, la luz que envidia el cielo,
ilumina tu singular gfrandeza.

Tus ojos son carbones encendidos,
tu tez, orquídea que brotó en la luna,
tu voz, murmullo suave de la gloria,

tus moldes nunca fueron repetidos,
e igual que tú , no habrá jamás ninguna,
asi es como te llevo en la memoria.

9 comentarios:

nouche dijo...

Que bonito ¿como se puede escribir cosas tan bonitas?

MARISEL dijo...

Que bello poema reflejo de un gran amor de esos que son por siempre...para siempre.
besos mi querido poeta.

nouche dijo...

Hoy he despedido a mi amiga Rosita, fue tan duro que no sabría explicar con palabras,supongo que lo mismo te pasará a ti el viernes la llame al medio día y me consoló un poco y pienso llamarla a ultima hora ,para alargar un poco mas su presencia .Hasta pronto poeta

mi despertar dijo...

Tu blog es realmente el arte de un poeta que le canta a la vida a través de los versos...............

Aplausos para vos y no te pierdas!!!!!!!!!!

RosaMaría dijo...

Hermosa poesía... Como siempre bordando lo que escribes.
Aquí estoy mirando tu foto y casi como abrazándote. De mis cosas en esa ni noticias, aquí muy contenta de estar con los míos. Pero extraño bastante, recordaba mis "San Juanes" y me invade la nostalgia.
Recibí un besote grande de tu amiga Rosita

Vicky dijo...

Fernando, tus sonetos me parecen maravillosos, son un deleite para mi alma....
Y en cuento a lo que dices en mi blog, te diré que no hay amores eternos....
Caricias en tu alma.

nouche dijo...

Veo que hace tiempo que no escribes, te pasa como a mí cuesta comenzar algo nuevo.
Animo poeta

Fernando dijo...

Tienes razón querida paisana, me estoy dejando llevar por la molicie, Hago firme propósito de enmienda de este mismo momento.

Cariños

Franziska dijo...

Hacía tiempo que no salía al encuentro de la lectura de tus sonetos. Es un retrato preciso y atinado. Es también la imagen soñada y que como en una fotografía se quedó en tu corazón congelada: ahí vive en una eterna juventud y no se estropeará jamás como sucede inexorablemente con la triste realidad. Al fin fue una suerte.

Saludos cordiales.